Las ODDS

Este es un concepto muy importante del poker. Conocer las ODDS (probabilidades en contra de que ocurra un hecho) es disponer de una información indispensable, lo que nos permitirá tomar las decisiones más correctas.

Una vez que se ha mostrado el flop es el momento de calcularlas. Supongamos que nuestras cartas tapadas son 4-5 y que en la mesa hay las siguientes cartas: 6  K  7.

Para todos los cálculos se tienen en cuenta las dos cartas en nuestro poder y las tres cartas del flop. Las cartas en poder de nuestros rivales, al sernos desconocidas y no saber si nos favorece o no que las tengan, serán consideradas como cartas que integran la totalidad, como si todavía estuviesen en el mazo. No hacerlo de este modo haría imposible un cálculo de cierta fiabilidad.

Estamos en disposición de culminar una escalera. Es el momento de hacer cálculos. En la baraja hay ocho cartas que nos permiten conseguir la escalera de un total de 47 cartas. Para valorar las ODDS hacemos la división de 47/8. El resultado es 5,87. Eso significa que por cada escalera que podamos obtener, no la conseguiremos en 4,87 veces. En este caso, nuestras ODDS son 4,87:1 en el turn.

A partir del cálculo de las ODDS es primordial asociar el valor del bote con el de la apuesta que se nos exige. Si en el caso anterior de la escalera, el bote era de 200 $, y el villano apuesta 40 $, el coste de igualarla (otros 40 $) está dentro de los parámetros correctos ya que nos exige apostar una sexta parte del bote y tenemos unas ODDS        (4,87:1) en línea con la apuesta exigida. Aceptamos la apuesta.

Si la carta del turn no nos favorece, el proceso vuelve a iniciarse. Un nuevo cálculo nos dará unas ODDS muy semejantes (46/8=5,75, 4,75:1), con lo que atendiendo al nivel de la apuesta será o no correcto aceptarla. En el bote hay 280 $, y el villano hace una apuesta de 150 $ más. Ahora en el bote hay 430 $ y se nos exigen 150 $ para ver la jugada. En este caso, las ODDS y el coste de ver la apuesta no nos da una proporción adecuada. La decisión de ir atenderá más a impulsos emocionales que a probabilidad matemática.

En demasiadas ocasiones se aceptan apuestas que tienen una mala relación entre las ODDS y el coste exigido, con la idea de defender lo que ya se ha puesto en el bote. Valorar en exceso esta variable tiene un coste enorme a tenor de lo comentado.

También hemos de valorar las ODDS implícitas, es decir, tener en cuenta lo que nos puede reportar el hecho de conseguir la escalera si el villano apuesta para ganar la mano. Es una consideración importante que nos puede convencer ante la duda de seguir jugando o retirarnos de la mano.

En el ejemplo que estamos siguiendo –caso de aceptar la apuesta de 150 $– lo haríamos en contra de la estadística. No obstante eso, hay que valorar el hecho de que si sale la carta que esperamos, es muy probable que saquemos una cantidad adicional importante del villano en su defensa del bote.

Visitas : Hoy 41 ; Ayer 37 ; Semana 78 ; Mes 945 ; Total 39293

CookiesAccept

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto


Asociación nacional para la Confianza, Seguridad e Integridad en el Poker.

Copyright © 2015. All Rights Reserved.